Todo por el Sahara

La táctica empleada por Marruecos hacia España hasta ahora, durante decenios, se resume muy brevemente: amenaza y chantaje. Los instrumentos de presión confesos eran la pesca y los territorios españoles de Ceuta, Melilla y peñones y, en menor medida, el tráfico inocente de paso de buques españoles provenientes de aguas mauritanas y senegalesas por el Sáhara Occidental. 
La obsesión de Marruecos por el Sáhara le condujo a un sin número de actos: 
– En 1977, hizo volar el coche del embajador mauritano en Francia y echó la culpa a un movimiento imaginario llamado Brigada Internacional El Uali Mustafa Sayed (fundador del Frente Polisario).    
– Utilizó a los grupos terroristas argelinos como brazo ejecutor para desestabilizar al pais vecino e hizo la vista gorda para que las armas atravesaran sus fronteras. 
– Permitió que su pais serviera de cuartel de tortura para la CIA contra los presos islamistas destinados a Guantánamo. 
– En 1994, cuando el atentado de Marrakech, expulsó a miles de residentes argelinos en Marruecos sin permitirles si quiera hacer sus maletas. 
– Se retiró de la Union Africana 
– Para certificar su estatuto de protector de Europa, sacrificó a ciudadanos marroquies inocentes culpandoles de pertenenencia a células y organizaciones terroristas imaginarias. 
Marruecos siempre ha sabido cómo jugar la carta del miedo reverencial que España le tiene al reino alauita, hasta el punto de que ya que no pierde ninguna ocasión de amenazarla con dejar de controlar la inmigración ilegal, renunciar a colaborar contra el terrorismo y el tráfico de drogas. Mediante el chantaje y la intimidación, ha conseguido consolidar sus posiciones en España conduciendo a muchos a apartarse del proyecto independentista saharaui.
Desde la Marcha Verde,  el trato vejatorio que España de Marruecos es constante: 
1.977: Ametrallamiento del barco “Cruz del Mar” haciendo culpables al Frente Polisario, aunque sus dirigentes negaron en rotundo su participación en este acto terrorista y afirmaron que tenían pruebas de la implicación de Marruecos. Nunca se investigó. 
Expulsó a los pescadores españoles de las aguas jurisdiccionales del Sáhara y a cambio exigió ayudas al desarrollo.   
– Junio 2000 : Mohamed VI advierte en tono amenazador al ministro Piqué con la posibilidad de atentados islamistas en España. Los islamistas son al gobierno de Marruecos lo que los etarras al francés; es decir, que hasta cierto punto, bien administrados, sirven a esos gobiernos como medida de presión contra España. Además, al jefe del estado marroquí, que es también la máxima autoridad religiosa, el temor al islamismo por parte del mundo occidental, sobre todo europeo, le presta una garantía de peso ante la comunidad internacional; o yo o el islamismo, viene a decirnos a todos Mohamed VI. 
– 11 de julio de 2002. Un día antes del inicio de los festejos de su boda, Mohamed VI se premia a sí mismo con la toma del islote de Perejil
– 16 de mayo 2003: Atentados islamistas en Casablanca. Llama la atención que es el primer atentado terrorista cometido en Marruecos y el más violento fue precisamente contra la Casa de España y el hecho de de que los intereses norteamericanos y franceses no hayan sido puestos puestos en la mira. Uno de los acusados es Belliraj, ciudadano belgo-marroqui. Nada más que ayer, la prensa belga (http://www.rtbf.be/info/economie/le-gouvernement-invite-les-partenaires-sociaux-le-8-fevrier-181989) anunciaba que la Seguridad del Estado belga, a la que Belliraj aportaba importantes informaciones en su calidad de informador,  publicó un informe anual en el que confirma la inocencia de este ciudadano acusado junto a seis responsables de partidos islamistas de proyectar atentados terroristas en Marruecos y en Europa. Lo mismo podria decirse de los acusados de las presuntas células de Fath Al-Andalus, amenaza destinada a intimidar a los españoles. 
– 11 marzo 2004: Año crucial, se produce el atentado de Atocha, justo en los días previos a las elecciones generales en España, donde se involucra directamente a la política exterior de Aznar -como aliado de EEUU y Gran Bretaña en la guerra de Irak- con la causa del atentado. Este acto terrorista, cuyo entramado ideológico aún no ha sido realmente desvelado, favorece directamente el cambio de política exterior al gobierno e intereses marroquíes.  
– 29 noviembre 2009: Secuestro de tres cooperantes españoles en Mauritania, dos semanas después del conflicto originado entre España y Marruecos por la huelga de Aminatu Haidar. 
Esta concatenacion de hechos, no les sugiere algo? 
Si el propio Estado Español practicó el terrorismo mediante los GAL, porqué no lo haría el régimen medieval de Marruecos que esta dispuesto a todo por apropiarse del territorio del Sahara Occidental?  

Be the first to comment

Leave a comment

Your email address will not be published.


*